CONFERENCES
 
FORO INTERNACIONAL PARA LA LIBERTAD DEL TIBET
Actualité-News
Declaración de Torino
TORINO, 26 DE MAYO 2007
 

Reflexiones sobre China

La realidad en China es bien distinta a la imagen de aquel país que difunde el Partido Comunista Chino. Aumentan las desigualdades, se extiende cada vez más la corrupción a todos los niveles del sistema, y siguen deteriorando las condiciones económicas, sociales y ecológicas de los granjeros - que constituyen la mayoría de la población. Incluso el crecimiento económico, donde lo hubo, no mejoró para nada el bienestar ni las condiciones laborales de la mayoría de los trabajadores, y se sigue denegando todas las libertades fundamentales.

Por lo tanto, van en aumento progresivamente las extensas protestas sociales, ya reconocidas incluso por fuentes oficiales en Pekín. A esto hay que añadir la resistencia no violenta de los simpatizantes del movimiento espiritual Falun Dafa, la lucha de los trabajadores por organizar unos sindicatos libres, y los movimientos de resistencia contra la ocupación colonial china en Turkestán oriental y Mongolia meridional.

En el marco internacional la política china, tanto política y económica como militar, es cada día más agresiva (el aumento vertiginoso del gasto militar podría estar orientado hacia una posible acción militar contra Taiwán).

El Tíbet dentro del marco chino

La política china en el Tíbet no ha cambiado en los últimos años. De hecho, vista desde muchos ángulos, se ha vuelto aún más dura. Al continuar la llegada masiva de colonos de etnia Han, aumenta cada vez más la marginación del pueblo tibetano porque los tibetanos no se beneficiaron realmente de las pocas inversiones del llamado "Plan de Desarrollo de las Zonas Occidentales" ideado por Pekín. Este sigue denegando todas las libertades civiles y religiosas fundamentales, a pesar de las muchas alegaciones y declaraciones de parlamentos y organizaciones internacionales.   Hoy día somos testigos impotentes de la deportación masiva de granjeros y pastores nómadas. Por lo tanto, debemos reconocer el fracaso de todas las acciones políticas y diplomáticas que se han realizado hasta ahora.

En concreto, reconocemos que 18 años después de la "Propuesta de Estrasburgo" (junio 1988), el camino elegido por el Dalai Lama y el Gobierno Tibetano en el exilio no ha dado lugar a ningún cambio real, a pesar de las consiguientes concesiones al régimen chino, incluyendo la reciente renuncia al derecho a la autodeterminación del pueblo tibetano (en la declaración del Dalai Lama del 10 de marzo de 2006 se refiere al pueblo tibetano como "...una de las 55 minorías étnicas chinas más importantes").

Por lo tanto, queda claro que el supuesto "diálogo", tan aclamado por muchos, no modificó este marco, sino que sirvió como pretexto para que gobiernos e instituciones internacionales pudiesen evitar ejecutar importantes resoluciones sobre el Tíbet (véase la Resolución del Parlamento Europeo del 6 de julio 2000).

Una de las consecuencias más preocupantes de este enfoque fue la pérdida general de presión sobre la cuestión tibetana, debido a la confusión de los propios tibetanos y sus simpatizantes, a los que se les pidió expresamente que dejaran de quejarse y protestar contra Pekín. Además, el Dalai Lama y algunos miembros de su gobierno en el exilio han apoyado abiertamente proyectos y propuestas como la entrada de la República Popular de China en la Organización Mundial del Comercio y el nombramiento de Pekín como anfitrión para los Juegos Olímpicos. A esto hay que añadir la declaración del primer ministro Samdhong Rinpoche, que aclamó la inauguración del ferrocarril entre Golmud y Lhasa como un suceso favorable para el desarrollo económico del Tíbet.

Este marco nos pide:

- Que apoyemos un movimiento unificado de independencia al que podríamos dar nuestro apoyo y cooperación incondicional para que realizara las aspiraciones del pueblo tibetano de lograr un Tíbet independiente, demostradas durante todos estos años por valientes activistas mediante sus protestas en el Tíbet.

- Que decidamos sobre una estrategia apropiada, basada en el derecho del pueblo tibetano a la autodeterminación y tomando en cuenta las decisiones que se tomaron en la Conferencia Internacional del Chushi Gangdruk (diciembre 2006) y los principios ratificados en la Declaración de Independencia de las Naciones de Asia Mayor (septiembre 2006).

- Que unifiquemos en un solo frente todas las fuerzas políticas y sociales que se oponen al régimen chino, tanto dentro del Tíbet como en los demás países ocupados ilegalmente por China.

- Que asentemos las bases para un Sindicato Libre que luche para que los trabajadores tibetanos obtengan condiciones laborales dignos, salarios apropiados y la libertad de pertenecer a sindicatos.

- Que pidamos a todos los países libres que boicoteen los Juegos Olímpicos en Pekín 2008.

- Que pidamos a las Naciones Unidas que condenen la ocupación ilegal del Tibet, Turkistán Oriental y Mongolia Meridional.

- Que pidamos a los Estados Unidos de América que cese con el llamado "diálogo" con China hasta que la República Popular China ratifique y haga cumplir todos los tratados que ha firmado.

- Que utilicemos la Justicia Universal y la Ley Internacional para poner fin a la impunidad en el Tíbet y China.


Torino, 26 de mayo 2007


Foro Internacional para la Libertad del Tíbet

Palden Gyatso, Jamyang Norbu (Rangzen Alliance), Dhundup Namgyal Khorko, (Dhokham Chushi Gangdruk), Tamdin Choephel (Tibet Culture House), Chime Yungdrung (National Democratic Party of Tibet), Wei Jingsheng (Wei Jingsheng Foundation), Claudio Tecchio (Campagna di Solidarieta con il Popolo Tibetano), Mathieu Vernerey y Sonia Pradine (Alternative tibétaine), Françoise y François Bruxeille, François Corona (Tibet Destination Rangzen), Alan Cantos y Jose Elias Esteve (Comite de Apoyo al Tibet), Larry Gerstein (ITIM), Mario Scotti (Segretario Generale, CISL Piemonte), Paolo Pozzo (Comitato ISCOS Piemonte), Bruno Portigliatti (Unione Buddhista Europea), Antonello Brandi (Laogai Research Foundation Italy), Angelo Montali (Movimento Cristiano Lavoratori), Piero Verni, Claude B. Levenson, Antonio Attisani, Jean-Claude Buhrer

(translation : Comite de Apoyo al Tibet)


-------------------------------------------------------------
Links : Phayul ; WTN ; Tibet Cafe