CAMPAIGNS
 
C.O.B.O.P.
Actualité-News
Boicot de los Juegos Olímpicos de Pekín
PEKIN 2008
 

Llamamiento al Boicot

En julio del 2000 en Moscú, el Comité internacional olímpico (CIO) confió a la ciudad de Pekín la organización de los juegos olímpicos del verano de 2008. Así, esta decisión sitúa a China en posición de modelo político, social, económico y deportivo para todo el planeta. Sin embargo, el Partido-Estado chino, que liquidó con sangre a sus oponentes durante los acontecimientos de Tien An Men en 1989, sigue golpeando los derechos democráticos elementales, multiplicando los campos de concentración ("rehabilitación", "trabajo") y desarrollando una geopolítica de agresiones. ¿Cambiará algo la carta olímpica? La historia demuestra que el CIO no respeta sus ideales de "fraternidad", de "paz" y de "amistad". Tras los juegos de la cruz gamada (Berlín, 1936), los juegos del gulag (Moscú, 1980), aquí llegan los juegos del despotismo de Estado totalitario y de la esclavitud deportiva. Tras el velo ideológico del "mayor show deportivo de la historia", se vislumbra un auténtico proyecto de globalización. Pekín será su encarnación específica, tras otras ciudades (México DF en 1968 o Los Ángeles en 1984) y adelántandose a muchas otras (Londres en 2012, etc.). La "maquinaria silenciosa del olimpismo" que Coubertin quisiera debe cesar de perjudicar:

Reprimir y destruir: El gobierno chino trata de quebrar todo cuanto en China hay como disidentes, oponentes, insumisos, intelectuales críticos, pobres, improductivos y sindicatos libres. La pena de muerte se ha aplicado oficialmente a 1.770 individuos en 2005 y 3.990 están condenados a muerte. La Laogai Research Foundation cuenta 4.000 campos de trabajo. La organización de estos JJ.OO. acelera la destrucción de numerosos barrios populares (hutongs) y sitios históricos en el marco de una urbanización salvaje dirigida contra las poblaciones más pobres (expropiación de tierras, etc.). El reconocimiento internacional de los juegos, consagrado por el consenso olímpico, dará un visado de honorabilidad a todas estas violencias.

Conquistar y colonizar: China, que tiene en su punto de mira la conquista de Taïwan, persigue igualmente una ofensiva diplomática y guerrera contra Japón y aterroriza la "región autónoma" de los Ouighours. La colonización del Tibet está cobrando una dimensión genocida: suelen practicarse asesinatos, torturas y abortos forzados con total impunidad. Gracias a las ilusiones de "paz y amistad" entre los pueblos, los JJ.OO. han servido, desde siempre, como pantalla ante las estrategias belicistas y exterminadoras (Hitler y la segunda guerra mundial, los soviéticos y Afghanistan).

Dopar, vigilar y castigar: Con la carrera hacia las medallas, se ha abierto la carrera hacia las armas biológicas entre China y el resto del mundo. El interés mayor reside en la hegemonía sobre los mercados internacionales. En la lógica misma de la competición deportiva, la ganadería deportiva china es la prolongación de un sistema de encuadramiento de la población que ya existía en la RDA, en Rumanía en la URSS y en Cuba. El dopaje, la vigilancia y el castigo se erigen como un sistema de control. Los robots anabolizados y transfundidos son lanzados al asalto de los podios.

Corromper y traficar: El CIO, como cualquier sociedad que se precie, suele cooptar a sus miembros entre los ejecutivos, los consejeros políticos, los aristócratas, los financieros y los campeones que se han reconvertido en el mundo de los negocios. La corrupción de algunos de sus miembros se ha hecho patente tras numerosos escándalos. ¿Acaso podemos esperar que la democratización de China vaya a llegar gracias a una multinacional con funcionamientos ocultos, que sólo defiende sus propios intereses (Mac Donald's, Coca-Cola, Kodac, Panasonic, etc.)? La significación de los JJ.OO., muy lejana a los sueños de "fiesta", reside en una estrategia de crecimiento del mercado y del mundo de los negocios. Y con la ocasión de los JJ.OO. de 2008, la maniobra diplomática del CIO consiste, precisamente, en defender un régimen totalitario y esclavista.

Embrutecer y derrochar: El bombardeo mediático del espectáculo olímpico forma parte de un mundo en el que la libertad tiende a desaparecer. Campo de trabajo forzado rima con campo de entrenamiento. Se gastan cinco billones de euros, en la actualidad, para imponer "regocijos" de quince días en un país en el que la población oprimida carece de todo. El derroche de la fiesta olímpica es un insulto a la miseria del mundo. ¿Cómo podemos tolerar que el medio deportivo, dotado de fortunas colosales, dé una lección de solidaridad a los millones de individuos que viven con menos de un euro por día? Por todas estas razones, llamamos a las asociaciones de defensa de los derechos humanos, a las organizaciones humanitarias, políticas y sindicales, a los trabajadores, al mundo deportivo y al conjunto de los ciudadanos a pronunciarse por el boicot de esta competición y al conjunto de manifestaciones vinculadas a su organización.

Boicot de los Juegos Olímpicos de Pekín !


C.O.B.O.P.
Collectif pour le Boycott des Jeux Olympiques de Pekin
(Collective for the Boycott of the Beijing Olympic Games)


-------------------------------------------------------------
Links : COBOP ; call PDF ; Contact : cobop@free.fr